Puente Cancino a oscuras; vecinos deben pagar todo para poner electrificación

Agua Dulce, Veracruz a 14 de Marzo de 2018.- El puente Cancino Marín, construido en septiembre del 2001 por Petróleos Mexicanos, se ha convertido en un escenario constante de robos, asaltos y hasta homicidios, pues el paso elevado prácticamente es una ‘boca de lobo’ debido a la carencia de iluminación eléctrica.

Aunque sí hay luz del lado de la calle Belisario Domínguez, que llega hasta el acceso de este puente peatonal por la colonia Kilómetro 1.5, sobre este puente, las lámparas están inutilizadas desde hace años, lo que hace que la zona se mantenga a oscuras.

Antecedentes

Este puente se creó como una forma de unir dos zonas de una ciudad separada por el arroyo “Agua Dulce” y que carece de suficientes puentes a lo largo del afluente para ofrecer movilidad a los pobladores.

Sin embargo, pese a la estructura que se montó, el puente sólo se construyó para permitir el paso de personas y no de vehículos; con el paso de los años y el incremento en el número de motos, la falta de ‘rehiletes’ o barreras promovió que las motocicletas comenzaran a dominar el uso de este paso, lo cual trajo ventajas, pero también desventajas como la mayor comisión de delitos.

La principal queja de los pobladores sobre este puente ha sido la falta de seguridad y de iluminación eléctrica, así como de mantenimiento en general: en años pasados sólo se pintó la mitad del puente y nunca se arreglaron las lámparas que se cuentan sobre el mismo.

También hay numerosos barandales dañados e incluso había una zona completamente rota que fue la causa de que un hombre en triciclo se fuera ‘de largo’ cuando se acercaba a la rampa de acceso del lado de Pemex y terminara muriendo al caer del puente, esto en agosto del 2016.

‘Boca de lobo’

Actualmente el puente está sumido en una total oscuridad durante las noches. Del lado de la calle prolongación bulevar Azteca (Pemex) apenas hay algunas lámparas que funcionan, pero no cerca del puente, por lo que ayuda a mantener el resto de la zona a oscuras; en el otro extremo hay más lámparas, pero no alcanzan a iluminar más que unos metros de la rampa del puente.

De modo que cruzar el Cancino Marín por las noches es arriesgarse a hacerlo completamente en la penumbra, lo cual es un riesgo de sufrir un asalto, además de que ampara la realización de otras conductas delictivas como lo que apenas ocurrió el domingo por la noche cuando dos personas fueron asesinadas en este lugar.

Son apenas dos lámparas las que existen sobre este puente: los tubos están completamente oxidados y ni siquiera están sostenidos por concreto en la estructura, sino que se encuentran amarrados con cuerdas y alambre a los barandales, lo que significa que fácilmente estos tubos pueden caerse o hasta ser robados.

Aunque pocas, las dos lámparas podrían hacer la diferencia sobre los más de 30 metros de longitud del puente, sin embargo, hasta la fecha no han podido ser reparadas por las autoridades municipales, mientras más crímenes siguen sucediendo sobre este puente.

Pagan por arreglarlo

Vecinos entrevistados en el puente Cancino Marín, quienes pidieron anonimato, señalaron que la mañana del lunes acudieron al municipio para solicitar vía oficio que se reparen estas luminarias, mientras que serán los mismos pobladores de la zona —del lado de la colonia Kilómetro 1.5— quienes cooperarán para comprar los focos y previamente también aportaron para reparar las lámparas y colocar el cableado que se habían robado.

Aunque el municipio ayudará con la mano de obra, serán los pobladores quienes adquieran el material para poner nuevamente las lámparas en funcionamiento, lo cual aunque representa gasto para los vecinos prefieren hacerlo que no tener ningún tipo de solución por parte de las autoridades locales.

No obstante, este puente necesita una mayor inversión para el mantenimiento de la estructura en sí así como el aseguramiento de los postes y la colocación de, al menos, de dos lámparas adicionales, además del servicio de alumbrado público sobre la calle prolongación bulevar Azteca.

Los vecinos se encuentran temerosos por los hechos que ocurrieron el fin de semana, del que sólo recuerdan haber “escuchado como muchos ‘cuetes’”, por lo que piden la pronta intervención para la reparación de las lámparas, además de más control para evitar el paso de motocicletas, pues recordaron, se trata de un puente peatonal que ya ha sido invadido por estos vehículos de dos ruedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *