fbpx

Aumento de precios amenaza a panaderías con dejar aparadores repletos de roscas de Reyes

En estos cinco días de 2022, las panaderías han visto una menor afluencia de clientes y vislumbran una menor compra de roscas de Reyes.

El sector de panificación ha enfrentado desde el año pasado un aumento significativo en el precio de algunos de sus insumos, lo que ha presionado sus ventas que estarán impactadas durante Día de Reyes por la consecuente alza a los consumidores finales.

En entrevista con, Carlos Castro, representante de la panadería La Ideal, indicó que en estos cinco días de 2022 han visto una menor afluencia de clientes en su sucursal y vislumbran una menor compra de roscas de Reyes.

“Sí se aumentó un poco el precio de la rosca, pero no fue mucho con la finalidad de que no fuera tan duro el golpe para el cliente. Hay proveedores que todavía nos respetaron los precios; hay algunos que nos aumentaron entrando; pero fue mínimo lo que se le subió a la rosca. En la materia prima el aumento fue de 10 por ciento, pero para los consumidores fue menor, con cerca de 2 por ciento”, expuso.

De acuerdo con Ángeles Vera, fundadora de la panificadora Azúcar y Sal, el último incremento que vio el sector fue el del precio de la harina durante la segunda quincena de diciembre; en este insumo las panificadoras tuvieron un primer aumento de 30 por ciento entre septiembre y diciembre.

La empresaria señaló que en otros insumos como azúcar y huevo no han tenido alzas significativas, lo que les ha permitido mitigar en parte los altos costos de la harina.

“Lo que hicimos fue tratar de cortarle un poco al margen de ganancia que nosotros tenemos y buscar un poco más de volumen y no aumentar tanto el precio porque hay que hacer un equilibrio entre lo que puede gastar el cliente a lo que nosotros podemos absorber de estos aumentos, ha sido difícil pero lo que hicimos fue eso. Tuvo un aumento respecto al año pasado el precio de la rosca, pero queríamos que no fuera tan impactante; para nosotros fue de alrededor de 7 por ciento cada tamaño”, indicó.

De acuerdo con Vera, durante el segundo semestre de 2021 el sector comenzó a ver un mejor panorama en sus operaciones; pese a ello, la compra habitual de la rosca de Reyes no mostrará una recuperación este año que está iniciando.

Baja la producción

Carlos Castro, de La Ideal, expuso que ellos bajaron su producción 20 por ciento. “En caso que veamos que hay venta y que la gente está entrando a comprar, la aumentaremos en ese momento y la familia se va a tener que moderar en el corte de la rosca para que alcance para todos”.

De acuerdo con la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canacope), este año se espera que la temporada deje una derrama económica en la capital del país por mil 822 millones de pesos; para la compra de rosca los mexicanos gastarán alrededor de 675 pesos.

“Estamos empezando la temporada, ahorita nos está pintando bien. Con la inflación la gente en lugar de llevarse dos o tres roscas, tratan de llevarse menos y economizar un poco más, pero esperemos que nos sigan visitando”, indicó Castro.

Pandemia deja nueva tradición

Los nuevos hábitos de compra relacionados con la pandemia de covid-19 también impactarán en la costumbre de partir rosca, con nuevas formas de consumirla e incluso una temporalidad más larga.

“Está un poco lento el movimiento; de hecho el regreso anticipado a los Reyes es anormal porque hay movimiento pero poco, no han terminado de integrarse. Pero en cuanto a pedidos a domicilio sí el movimiento es normal. Por ser entre semana eso marca muchísimo la diferencia porque los trabajos regresaron, los niños están en clases y el único día que van a tener es el jueves. Yo creo que se va a recorrer la venta un poco hacia el fin de semana por la facilidad de reunirnos en familia”, dijo Ángeles Vera, de la panadería Azúcar y Sal.

Los cambios en la fabricación del pan también modificaron este año al segmento de autoservicios, que ha optado por comercializar roscas ya preparadas y repartidas desde sus centros de distribución.

“A partir de la pandemia comenzaron a tener un mayor control de la mercancía que se vendía por pieza, dejando de surtir por un tiempo, hasta que poco a poco llegó el producto congelado; después comenzó a normalizarse la situación y los controles de higiene y nuevamente se volvió a enviar en forma de paquete el pan. Walmart lo manejó más por un tema de higiene que por costo”, indicó un trabajador de Walmart de México.

Agregó que alrededor de 10 por ciento del pan que se vende en el grupo es congelado.

A %d blogueros les gusta esto: