Habitantes de las colonias Francisco I Madero y Libertad se organizaron para ser «Vecinos Vigilantes» y combatir la delincuencia de esa zona

Xalapa, Ver. 16 de mayo.- En la colonia Francisco I Madero y Libertad los habitantes se organizaron desde hace poco más de un año para colgar lonas de «Vecinos Vigilantes» como medida para advertir a los rateros de que los están observado y como colonos actuarían para hacer justicia social.


Las calles donde se veían las lonas son: Costa Rica, Bolivia Centroamérica, Guatemala Argentina, Encino y Privada de Encino.


Sin embargo narran que los mismos asaltantes y todos aquellos que cometen ilícitos en las colonias Francisco I Madero y Libertad se dedicaron a cortar y dañar estos mensajes.


La organización de las familias ha funcionado, tanto que han logrado detener a los ladrones incluso algunos han sido entregado a los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, sin embargo en esta dependencia después de algunas horas los presuntos implicados son liberados.


Cabe señalar que un terreno baldío, vecinos de las colonias Francisco I. Madero y Libertad, localizaron objetos robados, en el predio hay mucha ropa de mujer, frascos de perfumes, bolsos y mochilas. 


Creen que en este lugar los ladrones se intercambian los artículos que son robados a los transeúntes. «Sólo sacan las pertenencias de mayor valor y después de buscar entre los bolsos, estos son tirados en este sitio que es un punto de referencia como inseguro», cuentan las familias.


Algunos objetos pertenecen a niños que también han sido asaltados en estos sectores poblacionales de la ciudad de Xalapa.


Aquí las víctimas principales son las estudiantes, pues varias de ellas han sido presas de la violencia, narran los habitantes quienes sienten temor por los altos índices de inseguridad.


Este terreno se ubica en la calle Bolivia, justo enfrente del retén de la Policía de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP). El acceso enlaza a la zona conocida como “Los Sauces” hacia las instalaciones del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).


Dentro del predio hay zapatillas perfectamente acomodadas entre la hojarasca, ropa interior, vestidos de quinceañera, chamarras, calcetines, tenis, botellas que contienen perfume para mujer, maletas, espejos, peines, cremas y demás artículos de belleza.


Pero también hay libretas, apuntes escolares en fotocopias, libros como por ejemplo con el título “A ninguna de las tres” del autor Fernando Calderón, otro que se llama “Así pasan…” de Marcelino Dávalos.


En este espacio montoso también hay mochilas con imágenes de personajes animados, trastos con comida que los infantes llevaban como lonche para el receso pero que les fue arrebatado por los ladrones.


A pesar de que el predio estaba cercado con alambre, este fue roto por los maleantes quienes encontraron en el sitio como un refugio perfecto. Pues ahí mismo hay un horno que lo mismo ha servido para esconder artículos robados, indicaron los vecinos quienes están hartos de tanta inseguridad.


*Con la navaja en el rostro*
De acuerdo con testimonios de las víctimas, los asaltos ocurren a plena luz del día.


“Llegué a las 02:30 de la tarde y al bajar del coche, se acercó un hombre con navaja en mano, me la puso a la altura del rostro y me exigió la cartera y el celular”.


Pero tres días después volvió a ocurrirle lo mismo, aunque esta ocasión pidió el auxilio de los vecinos de la colonia Francisco I. Madero quienes enseguida le auxiliaron y persiguieron al ratero.


“Las que somos más vulnerables somos las mujeres, aunque nadie escapa de la inseguridad porque ya no sólo es en la noche”, expresó la señora que fue atacada por el asaltante.


Otro de los vecinos contó que la zona es demasiado riesgosa y es que por tratarse de una calle que comunica a Xalapa con el municipio de Coatepec, es un paso obligado para gente desconocida de estas colonias.


Sospechan de uno de sus vecinos, a quien señalan como drogadicto y comportarse de manera violenta.


Cuentan que lo conocen como Daniel y que agrede a quienes caminan por el puente de “Bolivia” y estas calles pues hasta a los niños que estudian en la primaria “Ricardo Flores Magón” son víctimas de esta persona.


“Les quita el dinero y sus cosas. Apenas tenía a una niña y un niño recargados en la pared amenazándolos”, refiere otro joven quien a raíz de esta situación generó el coraje de los colonos y se organizaron para enfrentarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: